La latinoamericana Ciudad de Miami

Miami parece navegar en el mar a su propia velocidad, a su propio ritmo, en su propio tiempo. Ahi hasta el lenguaje es propio. Es una mezcla de muchos pueblos con la lengua nacional de Estados Unidos, el ingles.

Acentos de todo tipo; siendo el español la lengua prenominante adonde quiera que vayas en esta ciudad.

Despues de tres meses en la Florida me preguntaron, que diferencia le encontraba al ingles de Estados Unidos con el de Inglaterra en donde habia vivido por 1 año anteriormente. ‘No se’, respondí, ‘aun no he podido hablar en ingles con alguien aquí’.

En Cuba, el mundo latinoamericano nunca me fue ajeno; al menos en los ultimos 50 años a sido asi para todos. En mi juventud la música y bailes latinoamericanos eran dueños de los festivales estudiantiles; los aprendiamos a cantar, tocar y bailar. Asi es que pensaba que conocía a los latinoamericanos. No se conoce a alguien hasta que no conviven en una populosa ciudad como Miami o en el seno de su hogar.

Entonces, también pruebas sus comidas en sus restaurants o en sus casas, entras en sus tiendas donde único puedes encontrar los productos de sus tierras; te atienden en una oficina del gobierno o de un banco. Te los topas en los supermercados. Te explican como hacer algo de lo que no tienes ni idea. Y alguno bien agradable te puede prestar su celular cuando te has quedado sin bateria en la calle y estas perdida. Con el tiempo tambien vas reconociendo la diversidad de acentos.

Poco a poco te vas dando cuenta de como tratar a cada cual según su cultura, a veces tan diferente de la nuestra.

Aprendes a respetar la diversidad de culturas, ya no en la literatura, o a través de un baile, o una hermosa canción, sino al compartir persona a persona en la vida diaria de una ciudad tan latinoamericana como Miami.

Postdata: Ojo! También los hay terribles y feroces. Sin embargo, esos no representan a sus pueblos. Ellos son como esos seres humanos, de cualquier clase, cultura, religión o raza que pueden dañar la vida sin siquiera pestañear o sentir misericordia. Esos que sólo se aman a sí mismos. Ellos no reconocen el bien del mal. Y a veces hasta los confunden!

Advertisements
This entry was posted in Estados Unidos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s